¿Qué es el café de la tercera ola?

A menudo nos encontramos con la frase "café de la tercera ola" en cafeterías o cuando compramos en línea. Pero, ¿qué significa realmente? ¿Y qué pasa con la primera y la segunda oleada?

Escucharás diferentes explicaciones dondequiera que vayas. En muchos sentidos, el café de la tercera ola es un movimiento para producir café de alta calidad y una forma de apreciarlo. Se trata del café que estamos tomando y de la forma en que lo pensamos.

El café de la tercera ola no acepta las viejas formas tradicionales de cultivar o preparar café. En cambio, se centra en el arte de la elaboración y la ética detrás de las fuentes de suministro.

Breve historia del café de la tercera ola 

  •     La primera ola: finales de 1800 a 1970 

La característica principal del café de primera ola, también conocido como “café pionero”, es su tostado intenso y oscuro. Este tueste produjo el sabor deseado del café en lugar de tener que depender del grano en sí mismo para proporcionar el perfil de sabor deseado, algo que la gente aprecia cada vez más en la actualidad.

La primera ola de café provocó la innovación y el descubrimiento en la producción y distribución de café, lo que resultó en muchas de las herramientas que todavía se utilizan en la actualidad. Por ejemplo, los productores y distribuidores de café establecieron el sellado al vacío como un método de envasado crucial una vez que comprendieron que el café expuesto al aire pierde su frescura y sabor. Este período de tiempo también dio origen a la cafetera automática. Mr. Coffee®, la primera cafetera automática de producción masiva, revolucionó la forma en la que tomábamos café. Al brindar mayor facilidad y eficiencia a la preparación, este simple aparato ayudó a impulsar la cultura moderna del café. 

Impulsada por estas innovaciones, la industria del café comenzó a moverse hacia la segunda ola de la cultura cafetera estadounidense.

  •     La segunda ola: 1970 a 2000

A finales del siglo XX, el café comenzó a convertirse en una bebida que la gente saboreaba por el deseo del de comprender los orígenes del mismo. La introducción del espresso en la cultura americana proporcionó un catalizador importante para la segunda ola del café.

Los capuchinos y lattes, ahora bebidas comunes, ofrecían formas nuevas y emocionantes de disfrutar el café. La adición de jarabes aromatizados y crema batida, que apareció más adelante en esta ola, también ayudó a transformar la cultura. Los consumidores comenzaron a frecuentar las cafeterías, convirtiendo una bebida que antes se hacía en casa en un evento social.

Estos cambios en el consumidor típico coincidieron con una marca que ahora es sinónimo de la segunda ola del café: Starbucks®. Establecido en 1971, el gigante del café comenzó sirviendo el café más fresco posible con énfasis en el origen y el proceso. Este enfoque original cambió rápidamente cuando Howard Schultz, un antiguo socio comercial, compró Starbucks y lo transformó en un negocio exitoso al abrir una nueva tienda todos los días hábiles desde 1990. Para el año 2000, Starbucks tenía aproximadamente 3,000 ubicaciones en todo el país. 

  •     La tercera ola: 2000 hasta el presente

Toda esta innovación impulsada por el café condujo a la tercera ola del café, en la que el concepto de cafés de origen único, tostados ligeros y nuevos procesos de café irrumpió en la cultura popular. Acuñado por Trish Rothgeb de Wrecking Ball Coffee Roasters en San Francisco, el término "tercera ola" define el movimiento actual hacia la presentación, trazabilidad y artesanía en el café.

Al igual que el comienzo de la segunda ola, los cambios asociados con la tercera ola del café surgieron del deseo de los consumidores de saber aún más sobre el café que compran. Sin embargo, hoy en día, el interés en el café rastreable se extiende más allá del simple conocimiento del país de origen hasta la transparencia sobre regiones, fincas, salarios de los agricultores, suelo, altitud y métodos de procesamiento.

La presentación adecuada y la estética general de una bebida de café se convirtieron en el sello distintivo de la tercera ola de café. El desarrollo simultáneo de las redes sociales también hizo que las cafeterías no solo fueran un lugar para pasar el tiempo, sino también un escenario fotográfico con hermosos productos a juego. La presentación de las bebidas es una de las formas clave en que esta ola continúa cambiando la cultura cafetera.

Abarca tanto la vajilla utilizada para servir una bebida como la presentación de la bebida en sí, que generalmente incluye alguna forma de latte art. Esta ola también introdujo eventos conocidos como concursos de arte latte donde los baristas pueden mostrar sus habilidades y solidificar el creciente respeto por el oficio de hacer hermosas bebidas.

Si bien pasar tiempo en una cafetería se convirtió en una actividad común en la segunda ola, la tercera ola convirtió ese tiempo no solo en una actividad, sino en un evento. Cafés bellamente diseñados con menús cortos y comidas cuidadosamente seleccionadas se convirtieron en la norma. Estos cambios transformaron la humilde cafetería en algo parecido a un bar de vinos, solidificando aún más su lugar como la nueva tienda especializada a seguir.

 ¿Qué sigue?

A medida que el mundo del café continúa prosperando en la tercera ola de hoy, algunos líderes de la industria predicen una cuarta ola en el horizonte. Esta próxima fase que se acerca rápidamente probablemente se centrará en la raíz de la bebida favorita del mundo: los productores.

Ese enfoque se deriva del deseo de los consumidores de profundizar aún más en el origen del café, así como de aumentar la atención mundial a la sostenibilidad. Las prácticas sostenibles de cultivo de café continuarán adquiriendo mayor importancia a medida que el cambio climático impacta dramáticamente las fincas cafeteras, incluida la posible destrucción de cultivos.

Refinar la idea de los cafés artesanales también podría significar que las cafeterías y tostadores obtengan lotes más pequeños de los productores o tal vez incluso un movimiento hacia una relación más cercana entre consumidores y productores. Solo el tiempo dirá lo que le espera a esta industria de rápido crecimiento y en rápida evolución.