Café de origen nevado

En el recorrido por el país es imposible dejar por fuera una de las regiones donde más café se produce y sobre todo una zona que ha trabajado tanto en llevar la mejor calidad a nuestras tazas. En la región tolimense no solo el arroz es emblema, es una tierra tan cafetera como cada rincón de Colombia y es momento de conocer más sobre su tradición alrededor del café.

La tierra del indio pijao

El departamento de Tolima tiene como su capital a la ciudad de Ibagué, es una región ubicada en el centro oeste del país en plena región andina, entre los departamentos con los que limita se encuentra, al norte Caldas, al este Cundinamarca, al sur Huila y Cauca. Pero al Oeste limita con otros 3 departamentos, Valle del Cauca, Risaralda y Quindío. Es un departamento de un tamaño medio con una extensión de casi 24 mil km2, en el cual habitan 1.340.000 personas aproximadamente. La gran mayoría de estas personas viven de 4 grandes ejes económicos, la minería, el turismo, la industria textil y por supuesto la agricultura, donde destacan el arroz, el maíz, el tabaco y obviamente el café.

Su geografía es algo diversa, se encuentran alturas desde los 710 hasta los 5360 msnm. Es un departamento con grandes contrastes de temperaturas, cuenta con algunos de los municipios más calurosos al interior del país y una fría y hermosa montaña nevada.

La taza vinotinto

Aunque el color en nuestra taza en ocasiones pueda variar y verse de tonos más claros, el vinotinto de esta ocasión se debe a los colores de la bandera tolimense. La historia del café en nuestro país dice que en la región del Tolima en el año 1818 por orden del mismísimo general Nariño fue plantado el primer árbol de café, justo en el parque central de Ibagué. Tan solo 50 años más tarde el café ya era plantado de manera comercial en gran parte del departamento. Ha pasado un largo tiempo desde ese primer árbol de café en la plaza principal y hoy en día ha alcanzado tanta importancia el café en la región, que el departamento del Tolima es el tercer productor a nivel nacional.

Pero para llegar a esto, se han hecho grandes apuestas por el café en la región y se han superado grandes dificultades. A lo largo de los años, la asistencia técnica, la implementación de variedades resistentes y un protocolo de buenas prácticas, ha hecho que el café tolimense gane gran reconocimiento a nivel mundial por su calidad. Entre las crisis que ha vivido el café en la región, ha sido la roya del café la de mayor impacto y como ya sabemos es una gran plaga que afecta tanto al árbol como a los frutos. Pero con la fuerza y capacidad de reinventarse que caracteriza a los tolimenses, supieron afrontar esta crisis y gracias a la investigación, se desarrollaron variedades resistentes y en la actualidad más del 80% de los cafetales de la región son sembrados con variedades resistentes a la enfermedad, es decir que tienen hasta 7 años de buena productividad.

En la actualidad en el departamento se cultiva café en 38 diferentes municipios, con un área sembrada de más de 107 mil hectáreas repartidas en más de 70 mil fincas cafeteras. Todo esto cultivado por 61 mil caficultores, de los cuales encontramos a 19 mil mujeres que se encargan de 30 mil de las 107 mil hectáreas y se encuentran agremiadas en 29 diferentes asociaciones de mujeres caficultoras.

Pero y la taza del café tolimense cómo es…

Los suelos volcánicos suelen agregar y resaltar cualidades únicas en los productos agrícolas y eso se nota en el café del Tolima, con un perfil de taza tan único. Este es un café con una acidez medio alta al igual que su cuerpo, es una taza muy limpia donde resalta el balance al igual que los sabores dulces, generando una combinación de sensaciones cítricas y frutales. Por todo esto, desde el año 2017 se reconoce al café del Tolima con la insignia de “Denominación de Origen”.

Origen Tolima

Hay que ser claros en una cosa, un café con el sabor del nevado y la calidez del departamento, es una taza que invita a probarla. Porque si queremos descubrir todos los sabores que trae nuestro país y su producto característico, no podemos dejar de lado esa región que produce calidad y buen sabor para las tazas de todo el mundo.