¿Cuál es la mejor agua para el café?

Cuando se trata de preparar la taza de café perfecta, todos sabemos que es importante elegir granos de alta calidad y utilizar un método de preparación preciso, pero ¿sabías que el tipo de agua con la que preparas también puede marcar una gran diferencia?

Dado que el café contiene un 98% de agua, es necesario utilizar agua que no esté destilada y que contenga algunos minerales. También debe calentarse a la temperatura adecuada de entre 195 y 205 grados Fahrenheit.

El líquido transparente H2O que estamos usando como base de todo el café servido esconde mucho en su interior. A pesar de su transparencia, hay una gran cantidad de solubles y sólidos en el agua del grifo. Este consumible diario tiene un efecto importante en la calidad de su taza de café. También ten en cuenta: si se dice que el agua es de calidad potable, es posible que no sea dañina para tu salud, pero aún puede contener algunas sustancias desagradables que hacen que el café tenga un sabor plano o incluso malo.

El agua para preparar café debe estar limpia y fresca por su sabor, olor y apariencia. Además, debe ser de calidad alimentaria y, no debe haber cloro, cloramina e hipoclorito en el agua. Este es un problema difícil debido a la desinfección regular de las principales tuberías de agua en todo el mundo.

AGUA DEL GRIFO

Usar agua del grifo para el café puede ser la solución más fácil, pero con facilidad viene el sacrificio. Como se mencionó anteriormente, este tipo de agua contiene compuestos que pueden alterar drásticamente el sabor de su café. Recuerda, un alto contenido de minerales significa más sabores extra y queremos agua neutra.

Por lo tanto, el agua del grifo puede ser más accesible, pero todos esos minerales restringirán el potencial de sus granos de café. Si tienes la paciencia y el deseo de hacer una gran taza de café, no uses agua del grifo. Especialmente si odias limpiar tu máquina de espresso.

AGUA EMBOTELLADA

Si estás interesado en preparar una buena taza de café sin agregar ningún electrodoméstico nuevo a la cocina, entonces el agua embotellada puede ser el camino a seguir. Sin embargo, esto puede resultar caro a largo plazo y puede aumentar tu consumo de plástico. Entonces, si ya tiendes a tener mucha agua embotellada a mano, te recomendamos usarla.

AGUA FILTRADA

Dado que la mayoría de las personas usan agua del grifo para preparar café, usar agua filtrada realmente hará que el café se destaque. El proceso de filtrado eliminará todos esos compuestos ácidos desagradables y te dejará enamorado de tu bebida matutina.

Usar agua filtrada no solo hará que el café sepa mejor, sino que también es mejor para la salud. El agua sin filtrar contiene toxinas que pueden tener efectos negativos a largo plazo en su salud.

¿Qué pasa con el pH del agua?

Básicamente, el agua es neutra, lo que significa que tiene un pH de 7. Sin embargo, debido a las diferentes moléculas disueltas en agua, también puede ser ligeramente ácido o alcalino. Como resultado, el agua potable común puede tener un pH que oscila entre ≥ 6,5 y ≤ 9,5.

El bicarbonato regula la acidez del café. Debe tener al menos algo de alcalinidad que mantenga el pH estable para equilibrar el sabor del café. Sin embargo, una alcalinidad demasiado alta nos impedirá sentir la agradable acidez aunque esté presente en el café. El sabor es apagado, plano y terroso. Las porciones de ventosas forman espuma. Por otro lado, con una alcalinidad demasiado baja, el café tiene un sabor agrio y avinagrado.

El agua ácida es mala para la extracción pero buena para el sabor. Además, la corrosión será un problema para el equipo. El agua básica es buena para la extracción pero mala para el sabor. Cuanto más bajos sean los valores de dureza total y alcalinidad, menos incrustaciones se formarán.

¿Ajustando el agua para el café?

Si estás pensando si tu agua es buena para preparar café, puedes comenzar verificando el contenido general del agua. Cuando se utiliza agua del suministro público de agua, es fácil comprobar en la planta de agua local qué contiene realmente el agua de la tubería de agua principal. Cuando utilizas agua de tu propio pozo, deberás realizar el análisis de agua por tu cuenta. También hay diferentes tipos de equipos de prueba disponibles en el mercado tanto para uso doméstico como profesional.

Según el análisis o el resultado de la prueba, puede elegir el método correcto para ajustar la configuración del agua.

En una cafetería o restaurante, puede ser una buena idea instalar un sistema de filtración de agua si, por ejemplo, hay un alto nivel de dureza de carbonatos en el agua. También es posible filtrar el agua en casa utilizando algunos de los equipos de la amplia gama de juegos de filtros domésticos.

¿Vale la pena todo el esfuerzo?

Definitivamente vale la pena comprobar la calidad del agua de preparación. Además, vale la pena incluso manipular un poco el agua para lograr una taza de café más equilibrada.

Como puedes ver, algo tan básico como el agua puede tener un gran impacto en la calidad de tu taza de café hecha en casa.