Historia del café en el mundo

Para comenzar con esta historia, lo primero que debes saber es que no se conoce a ciencia cierta el origen de este exquisito fruto, que al paso del tiempo se convirtió en esa bebida estimulante y aromática tan difundida en el mundo entero. Ahora bien, para entender la popularidad del café, tal y como lo conocemos en la actualidad, debes saber cómo fue su origen y cómo ha evolucionado con el pasar de los años hasta convertirse en una bebida milenaria.

Te invito a que te prepares una taza de Q.Coffee, para que leas esta historia ancestral. En esta entrega de Caficulto podrás sumergirte en un recorrido fascinante sobre la historia del café en el mundo. Entenderás su origen y su importancia en diferentes países.

 

Primera parada: África

Inicia este viaje imaginando que te encuentras en el continente africano, específicamente en Etiopía (llamada Abisinia, mucho tiempo atrás) al nororiente de África, hacia el año 700 D.C. Una de las leyendas más difundida del origen del café; hace referencia a un pastor de Abisinia, llamado Kaldi, el cual observó que sus cabras, al consumir unos pequeños frutos rojos de un arbusto que no reconocía, comenzaban a estar más activas, animadas, alegres y saltarinas. Kaldi no lograba entender lo que estaba pasando con sus “cabras locas”.

Después de varios días y con la incertidumbre del extraño comportamiento de sus cabras. Kaldi tomó algunos frutos rojos, de esos que tanto le gustaban a sus animales y los compartió con un religioso de un monasterio cercano a sus tierras. El primer experimento fue probar los frutos, sin ninguna preparación, el sabor era amargo y desagradable, luego, intentaron cocinar los frutos rojos en agua como una infusión, al tomar la bebida sintieron un desagradable sabor y la arrojaron a una fogata que tenían cerca. En ese momento ocurrió el primer descubrimiento, pues a medida que los granos se iban quemando, se desprendía un olor exquisito y muy agradable. Con el paso del tiempo, siguieron los experimentos y a uno de los monjes se le ocurrió preparar la bebida a base de los granos tostados. Asombrados por sus efectos y su sabor, el consumo de café comenzó a expandirse poco a poco.

Otra leyenda del origen del café en el mundo. es que al parecer, las tribus africanas sabían del café desde la antigüedad, ya que molían sus granos y elaboraban una pasta utilizada para alimentar a los animales y aumentar las fuerzas de los guerreros.

 

Segunda parada: Asia

Continúa tu viaje haciendo la segunda parada de este recorrido por la historia del café en el mundo. Se dice que este cultivo se extendió de Africa a su vecina Arabia, donde se popularizó, aprovechando la prohibición del alcohol por la religión del Islam. El puerto de Mocha en Yemen en el siglo XV, fue un centro de cultivo importante, de donde se propagó al resto del mundo árabe, por ser el principal centro de distribución del fruto.

Ahora te contamos una nueva historia, relacionada con un líder religioso de Adén (Yemen), quien estuvo varios años en Etiopía y allá comenzó a beber qahwah (la bebida que hoy conocemos como café en árabe). Él sentía que esta bebida le ayudaba a ser más ágil en sus actividades religiosas y eso fue lo que lo atrajo. Pero un día comenzó a enfermarse gravemente y fue el qahwah lo que lo curó. De ahí se comenzó a decir que el café era una bebida milagrosa y curativa, además de los otros efectos que ya eran muy conocidos por la época. Por esta razón, el café fue muy conocido entre los monjes y varios líderes religiosos, pues ellos bebían esta infusión todos los días en la mañana. Esto los ayudaba a mantenerse despiertos en las largas jornadas de oración. Su éxito comenzó a ser más notable por todo Egipto, Persia y Turquía.

Otra historia muy conocida en el continente asiatico, es la de Bada Budan, quien desobedeciendo la política del Imperio Turco Otomano, que prohibía exportar cualquier tipo de grano o semilla a otras regiones para quedarse con el monopolio de la comercialización ciertos alimentos y frutos, entre estos, el café. Bada Budan ocultó unas semillas de café, llevándolas hasta un pueblo de la India. Su razón para llevarlas a escondidas es que él también había experimentado la dosis de energía que producían estos frutos rojos.

Así llegó el café a Indonesia a finales del siglo XVII, conquistando luego todo el continente durante el siglo XVIII. Desde ese momento, Indonesia ha sido un gran productor de café. Hoy en día es el cuarto exportador más grande del mundo. Años más tarde, una planta de café de la India fue llevada al Jardín Botánico de Ámsterdam para expandirse por toda Europa.

 

Tercera parada: Europa

La tercera y última parada de esta entrega, es en el continente europeo en el siglo XVII, cuando por fin, se da a conocer este fruto que revolucionó el mundo. La historia cuenta que fue Leonhard Rauwolf, un médico y botánico alemán, quien llevó los primeros acercamientos del café a Europa. Él lo describió como una bebida muy negra y poderosa contra muchos males y dolencias. Una bebida que era consumida diariamente durante la mañana por muchas personas en Etiopía y Yemen.

Luego, hacia mitad del siglo, Prospero Alpini, otro médico y botánico pero de nacionalidad italiana, habló del café en su libro “Medicina Egipcia”. Con el pasar de los años, varios escritores y viajeros que iban al Cercano Oriente comenzaron a introducir el fruto y la bebida del café en todo el continente europeo.

Su llegada no fue muy bien recibida por todos, pues su color oscuro y sus poderes curativos y energéticos generaron sospechas en varios sectores religiosos. Pero a pesar de esto, su éxito comenzó por varios lugares de Inglaterra, Austria, Francia, Alemania y Holanda.

Holanda fue uno de los primeros países europeos de los que cultivaron, tostaron y molieron el café de manera adecuada desde 1600. La popularidad del café hizo cambiar los hábitos de los europeos. Muchos comenzaban su día bebiendo cerveza o vino, pero luego el café comenzó a ser la bebida que los llenaba de energía durante todo el día.

Así como en Asia, los lugares para beber café comenzaron a ser espacios importantes en donde el esparcimiento y conversaciones políticas se juntaban. En Europa, los hombres ingleses salían de trabajar y pasaban varias horas de la noche en estos sitios discutiendo sobre temas políticos y religiosos. Sus esposas sabían que cuando el hombre no llegaba a casa, era porque estaban en algún café.

 

Origen de la palabra “Café”

Existen dos posibles orígenes del nombre de la bebida, uno establece que se deriva de la palabra arábica qahwah (Similar a su uso y pronunciación en los idiomas de origen), y otro que lo conecta etimológicamente con la provincia Kaffa del sudoeste de Etiopía (Abisinia) acreditada como la cuna de la planta que da origen a la bebida.

Finalmente, desde Caficulto esperamos que te haya gustado este recorrido histórico del origen del café en sus primeras tres paradas y te invitamos a leer nuestra próxima entrega, donde continuaremos con la historia de cómo llegó el café a América y a nuestra querida Colombia.