La máquina de café espresso

El café espresso (también llamado café exprés, express, espresso o expreso), es una forma de preparación de café originada en Italia, se caracteriza por su rápida preparación, y por un sabor y textura más concentrados.

Debe su nombre al método de extracción, realizado a través de la máquina de espresso, hoy te contaremos un poco sobre su origen de esta forma particular de extracción, y cómo funciona esta máquina y la importancia que tiene dentro del mundo del café.

Historia de la máquina de espresso

La primera máquina de espresso fue inventada por Angelo Moriondo en Turín, Italia, a finales del siglo XIX, se trataba de una máquina que dispensaba agua y  vapor para hacer café en grandes cantidades. Unos años más tarde y de donde surge el dispositivo y la máquina moderna para preparar café espresso cómo lo conocemos, deriva de la invención de Luigui Bezzera, que a principios del siglo XX en Milan, Italia, realizó mejoras a esta máquina y las patentó, mejorando su funcionamiento para hacer tazas de café al instante.

¿Cómo funciona una máquina de espresso?

Una máquina de espresso extrae a través de un chorro de agua caliente a presión la bebida que conocemos como espresso de café previamente molido. La presión y la temperatura son muy importantes para que al momento de la extracción se obtenga todo el sabor y el aroma del café, igualmente el molido del café influye, para este método generalmente es molido fino.

La presión del agua en una máquina de espresso varía de entre 5 a 15 bares (presión atmosférica al nivel del mar), siendo entre 8 y 9 lo recomendable para obtener espressos de alta calidad. Y en cuanto a la temperatura al momento de extracción debe ser cercana a los 93° Centígrados o 200° Fahrenheit.

Partes de la máquina

Las partes en las máquinas de espressos pueden variar según el tipo de máquina, pero las piezas principales para el funcionamiento interno de la máquina son:

- Bomba de presión: Es la que surte de agua a la máquina y proporciona la presión adecuada para dispensarla, cuenta con un pequeño motor que puede ser rotatorio o vibratorio. La máquina puede estar conectada a una fuente de agua limpia constante, pero la presión del agua del hogar no es suficiente para la extracción de un espresso, es por eso que es necesario que de donde se dispense  el agua sea llevada a la presión adecuada.

- Caldera: Es donde se almacena y se calienta el agua que la máquina dirige hacia los dispensadores de agua, lancetas o la cabeza de grupo. Hay máquinas que tienen doble caldera, una destinada a dispensar agua y la otra a dispensar vapor para las diferentes partes de la máquina.

- Cabeza de grupo: Esta es la parte de la máquina que tiene contacto con el portafiltro (donde se coloca el café molido compactado), y es de donde sale el agua a presión y a la temperatura exacta para poder hacer una extracción de primera del café.

- Portafiltro: Esta es una parte móvil de la máquina que contiene el filtro para el café, está una vez con el café compactado en el filtro, se fija a la cabeza de grupo a presión y garantiza que el agua pase directamente y sin fugas a través del café y el filtro.

- Filtro o canasta: Es el filtro que se encuentra dentro del portafiltro, y es la pieza que se encarga que fluya el agua ya con la extracción de todas las propiedades del café, y no llegue a la tasa restos sólidos del café molido, que se quedan como desecho en el portafiltro. Existen filtros individuales o dobles, para preparar dos espressos al mismo tiempo o cafés espressos dobles.

Otras piezas de la máquina de espresso.

La mayoría de las máquinas de espresso en una cafetería, además de tener la función de preparar espressos, tienen otras funciones como la evaporación de leche para hacer cafés preparado, algunas de ellas son:

- Lanceta: Es una especie de tubo móvil en donde se dispensa vapor de agua a presión, y se utiliza para la evaporación de leche y así poder realizar cafés elaborados.

- Dispensador de agua: Como su nombre lo dice, se encarga de dispensar agua caliente, en este caso para precalentar las tazas, o poder preparar cafés que necesiten agua como en el caso del americano.

Ahora que ya conoces la máquina de espresso y cómo funciona, el próximo paso es animarte a preparar un delicioso café espresso directo de la máquina, siempre bajo la supervisión o previa formación de un barista profesional que estará guiándote en el arte de la preparación del café.