Métodos de preparación de café

¿Métodos de preparación del café? Sí, así como suena, probablemente hace unos años a nivel comercial los cafés más consumidos o aclamados eran un espresso o un americano; pero la cultura cafetera ha trascendido aún más de la recolección del café, procesarlos y servirlos, se ha convertido hoy en día en toda una experiencia sensorial. Existen diversos métodos de preparación del café, cada uno oportuno para el momento, el espacio y la sensación que se quiera vivir.

Método de filtrado por goteo

Es un proceso donde se infusiona agua caliente al café, puesto en un filtro de papel, tela o malla. En lo posible, es importante que la jarra o tetera donde está el agua sea de cuello de cisne, para controlar la velocidad de caída al café. El resultado será una tasa limpia, clara y de cuerpo ligero. Se sugiere que la molienda sea de medio fino a medio grueso y un tueste medio claro a oscuro. Algunos tipos son:

V60:

Es un método extremadamente portátil, permite preparar una taza de café de manera muy simple. Su nombre viene por su forma en V y por su ángulo de 60 grados. No toma más de 5 minutos después de tener el agua caliente, verterla en círculos concéntricos en la cama de café ya puesto en el filtro. Por goteo quedará abajo el café ligero, claro y de gran aroma.

Chemex:

Al ver una cafetera Chemex, lo primero que se podría pensar es ¿cómo diablos se emplea esto? Y a la vez podríamos admirar su forma, la experiencia no es solo tener un café potente, sino prepararlo con estilo. Generalmente la taza de una Chemex queda alrededor de un 30% más gruesa que los demás métodos por goteo, se recomienda tener una molienda medio gruesa, ya que es quizás uno de los procesos que más habilidad requiere. No es solo verter el agua, sino calcular exactamente cuanta, a que temperatura y en qué sentido emplearla, para que se filtre con el café y tengamos como resultado una taza de mayor dulzor, sin residuos ni acidez.

Métodos de infusión presurizada

Posiblemente por el nombre no es muy conocido este método, pero si hablamos de un café espresso, encontraremos mayor cercanía, es quizás el más conocido y popular de los cafés empleados por este proceso. La infusión presurizada es la extracción del café por medio de presión de aire, que arroja como resultado en poco tiempo una bebida muy intensa. A diferencia del espresso encontramos más tipo de este método.

Moka:

Comúnmente conocida como cafetera italiana, es la preparación del café basado en tres cavidades o cámaras, la primera, la inferior donde está el agua, la segunda donde se aloja el café, en lo posible con una molienda gruesa y en la última o superior cavidad se encontrará el café que vamos a degustar. Cuando el agua hierve, el vapor provoca una presión que empuja el agua hacia arriba a través de los granos de café. Al final podremos tener una taza de café fuerte y un poco agridulce.

Aeropress:

Es quizás una de las cafeteras más innovadoras de los últimos tiempos para generar una taza limpia, rica, simple, aromática y sobre todo portátil, es uno de los métodos más usados por viajeros. Con esta cafetera puedes explorar diferentes formas, texturas, y sabores, no hay un tipo de molienda específico para usarla. Se trata de una gran jeringa en la que se infusiona el café con agua caliente. Después el resultado se filtra a presión a través de un filtro de papel, que se incorpora en uno de sus extremos, evitando así que pasen sólidos a la taza.

Métodos de infusión

Este método consta en mezclar el agua caliente con el café por determinado tiempo, este es un factor que se debe de cuidar muy bien, ya que a mayor tiempo puede ocasionar una sobre extracción de café y arruinar las cualidades del producto o en su defecto una sub-extracción al dejarlo menos tiempo del necesario.

Prensa francesa:

Por excelencia es el tipo de cafetera empleada en este método. El tipo de molienda se recomienda que sea grueso, porque debe de estar en contacto con el agua mucho tiempo para generar una taza con mucho sabor. El único riesgo es quedar con partículas al final de la taza, no se debe beber hasta el final.

Método de filtrado al vacío

Suena diferente y algo complicado, pero no hay nada de qué preocuparse, debes de tener buena técnica para emplearlo. El café se mezcla en infusión con el agua y luego es extraído por el vacío que se genera, el tipo de molienda es medio grueso, genera un gran sabor porque todo es empleado en vidrio. En este método encontramos el SIFÓN JAPONÉS.

Con este recorrido solo queda abrir una bolsa de café, apreciar su olor e identificar su textura, pasarlo por un molino y combinarlo con agua para que la magia empiece a germinar.Es hora de probar más a fondo estos métodos, ¿Cuál elegirías?.