De viaje con café

Cuando viajamos necesitamos mantenernos despiertos y concentrados, porque al viajar queremos descubrir y disfrutar de cada minuto para conocer y vivir todas las experiencias posibles en ese lugar que elegimos visitar. Por eso la mejor compañía a la hora de salir de nuestras casas siempre va a ser un buen café, que con su sabor nos alegre el día y nos llene de energía para llenarnos de nuevas vivencias, por eso hoy queremos hablar de esos elementos, métodos y opciones que tenemos a la hora de salir a recorrer el mundo. Está claro que independiente cuál sea el destino al que nos dirijamos, si somos amantes al café podemos pasar situaciones complicadas, cuando es un viaje por carretera, encontrar buen café en el camino se hace difícil, muchos de los hoteles en nuestro país, sin importar el número de estrellas que tenga no tienen un buen café, normalmente cuentan con cafés industriales de baja calidad y cuando ya somos tan amantes del café, esto se nos puede volver un problema, pero uno fácil de solucionar.

Existen diferentes métodos para no quedarnos sin nuestro café cuando salimos de casa y acá se los vamos a compartir.

El primero es el más simple y el recomendado sobre todo para la carretera y es el termo, es la mejor forma de conservar nuestro café caliente por varias horas y así poder tener provisiones durante nuestro recorrido. Los termos de café suelen ser en acero inoxidable con un doble recubrimiento para mantener la temperatura, se encuentran todavía algunos un poco más retro con un interior en vidrio. Así que cuando tengamos un viaje por carretera es solo preparar en casa el café en nuestro método cotidiano y servirlo en el termo para mantenernos despiertos todo el viaje.

Pero si tu viaje es largo y tendrías que preparar tu café o el sitio a donde vas no tiene un buen café, te tenemos una recomendación, el Aeropress, el método indicado para tu próximo destino. Este es el mejor método portátil (para mi gusto) y les voy a contar por qué y qué necesitan para usarlo. El primer punto a favor de este método es que el café preparado de esta forma tiene un mayor cuerpo que en otros métodos como la prensa francesa, el café logra quedar con poco o nada de amargor o alguna acidez no deseada. Su sabor y aroma como es natural dependen del grano escogido, el nivel de la molienda y el tiempo de la preparación. Para este método se recomienda una molienda fina, de un tamaño similar al de la sal de mesa. Un punto en su contra es la cantidad a preparar, por su tamaño, es adecuado para solo un café concentrado o 2 americanos, pero no más de ahí, así que si viajas acompañado te tocará compartir un café corto.

Características que lo hacen ideal para un viaje:

  • Su diseño plástico lo hace más duradero, ligero y fácil de trasladar
  • Su tiempo de preparación va entre 1 y 2 minutos
  • Fácil de limpiar

Este método se realiza por medio de inmersión, lo que permite controlar los factores claves de la preparación según los gustos del viajero.

Pero para viajar con un Aeropress necesitas más que solo el método

Claramente, para poder preparar un buen café necesitamos de otros elementos necesarios para lograr una buena taza de café. Uno de esos elementos fundamentales a la hora de preparar el café es el agua y para este tipo de métodos por supuesto debe ser agua caliente, por lo que necesitaríamos una tetera eléctrica para poder calentar el agua. Pero para poder preparar un buen café necesitamos un buen grano, con una molienda adecuada según el método que vamos a usar, por lo que se hace necesario también llevar un molino de mano y el filtro para nuestro Aeropress.

¿Un viaje extremo?

En algunas ocasiones queremos estar lo más lejos posible de la civilización y aunque es un viaje para los más osados, acampar es una experiencia única que te conecta con la naturaleza, pero allí no podrás encontrar energía eléctrica donde calentar el agua, para métodos como el Aeropress. Por eso cuando el destino sea a lo profundo de las montañas, entre tus elementos de viaje, el café también te puede acompañar. Los campistas más experimentados acostumbran a cocinar con el fuego de leña, mientras otros cargan pequeños hornos de gas, en ambos podremos preparar un café por medio de una prensa italiana, la cual nos entrega una taza con características intensas de cuerpo, aroma y sabor.

El viaje del café

El café de por sí es un viaje en el cual conocemos y descubrimos nuevos lugares por medio de nuestro paladar, pero cuando una taza es nuestra compañía en el viaje, las experiencias serán más intensas y llenas de sabor, por eso siempre que decidamos conocer un lugar nuevo, debemos conocer también el sabor de su café.