Flat White vs Latte: ¿Cuál es la diferencia?

Tanto el flat white como el latte usan la misma cantidad de espresso. La diferencia es que un flat white se hace con leche al vapor con menos espuma que un latte. Un latte es también más grande que un flat white.

Las bebidas de café siempre están evolucionando y los profesionales del café de todo el mundo adoran experimentar. Un experimento en particular, el flat white, tuvo tanto éxito que se ganó un lugar en el menú de muchas cafeterías.

En este artículo entraremos en más detalle sobre sus orígenes, cómo se espuma la leche de manera diferente y los diferentes tamaños de taza que usa cada uno.

Tanto el flat white como el latte son bebidas cremosas a base de espresso. Si bien cualquiera de los dos se puede servir en un shot simple o doble, ambos generalmente se sirven con shot dobles, especialmente en los EE. UU.

El doble trago es para mantener el equilibrio, ya que ambas bebidas tienen muchos productos lácteos mezclados. Sin embargo, obtendrá más sabor del espresso con un flat white que con un latte, porque hay menos leche en el primero.

Datos básicos del flat white

El flat white es la más nueva de las dos bebidas y se originó en algún momento de la década de 1980. Sin embargo, sus orígenes exactos se debaten firmemente entre Australia y Nueva Zelanda.

Al igual que su creación, la elaboración real del flat white varía enormemente según el establecimiento al que realice el pedido. Lo básico constante es que es menos denso que un café con leche o incluso un capuchino. Esto se debe a que utiliza microespuma en lugar de espuma de leche normal o leche al vapor.

Idealmente, una microespuma puramente texturizada se integra en 1-2 tomas de espresso en una taza de 5 oz para formar un flat white. Se obtendrá pura seda sin espuma y un sólido toque de espresso.

Datos básicos del latte

Originario de la década de 1950, el latte supuestamente se desarrolló como resultado de que muchos estadounidenses encontraron que el capuchino era demasiado fuerte. Realmente despegó en popularidad en la década de 1980 y sigue siendo una de las bebidas más populares.

Como se mencionó anteriormente, un latte comienza con un espresso, que ocupa aproximadamente 1/6 de la taza (1-2 tomas). Luego se llena 4/6 con 5-6 oz de leche al vapor, seguido de una fina capa de espuma de leche.

Claramente, esta bebida tiene una gran base de leche (incluso la palabra "latte" significa leche en italiano). Esto da como resultado una bebida muy cremosa y suave que generalmente se sirve en una taza de 8 onzas.

Por último, los lattes a menudo se sirven con arte encima, creado durante el proceso de vertido de espuma.

El factor de la leche

Al igual que con la mayoría de las bebidas a base de espresso, se agrega leche tanto al flat white como al latte. Sin embargo, la diferencia es cómo se mezcla o se espuma la leche.

Por lo general, cuando un barista vaporiza la leche, forma naturalmente 3 capas a medida que se estira. La capa inferior es la leche al vapor, que está cubierta por una microespuma de formación natural con pequeñas burbujas de aire. Una espuma más aireada se ubica en la parte superior.

¿Cual es mejor?

El tamaño específico de la taza y la proporción de café a leche pueden variar, pero el consenso general es que un flat white es más pequeño que un latte y generalmente contiene más espresso.

Si disfrutas de los sabores matizados del café de especialidad, pero quieres algo a base de lácteos, un flat white podría ser una mejor opción que un latte. Debido a que tiene menos leche, un flat white permite experimentar más plenamente el perfil sensorial de los granos. ¿Pero es objetivamente mejor? No. Hay muchas formas de experimentar el café de especialidad y cada uno tiene una preferencia personal.

¿Es un flat white más fuerte que un latte? Un flat white es una bebida más concentrada que tendrá un sabor más fuerte. También puede ser más fuerte que un latte en términos de cafeína debido al uso de los dos shots.

Un flat white combina el sabor y la intensidad de un espresso con la rica sensación en la boca de una bebida a base de lácteos. ¿No te gustan los lácteos? Las alternativas a base de plantas tienden a formar espuma con menos facilidad que los lácteos, por lo que pueden funcionar bien con los flat white.

Entonces, si estás buscando una bebida más pequeña con un toque de espresso más grande y una sensación en la boca aterciopelada, intente pedir un flat white.

Por otro lado, si te interesa una bebida más grande que sepa a espresso con leche, te recomendamos un latte.