La importancia de un barista en una tienda de especialidad

Hemos hablado muchas veces de lo importante que es el cuidar los detalles a la hora de preparar un café, que cada uno de los factores que intervienen en una taza de café, desde su cultivo hasta la forma de servirlo, pueden alterar o afectar la calidad del mismo, por eso existen expertos y grandes conocedores acerca de los procesos y la preparación del café y son los baristas. Pero ya hemos hablado en otras ocasiones de ellos, ahora resaltaremos el porqué de su importancia en una tienda especializada en café.

Las tiendas especializadas en café como cualquier negocio requieren de conocedores y profesionales que sepan de los procesos, en este caso de la preparación de las diferentes bebidas y no cualquier bebida, sino el manjar que conocemos como café y todas sus variaciones. La preparación del café no solo se limita a la materia prima, sea el grano que, por supuesto, se espera que sea de la mejor calidad posible, o al proceso de preparación, sea en máquina o alguno de los métodos conocidos. Para que todos esos elementos funcionen es necesario de un conocedor que le dé vida al café con el conocimiento y uso correcto de cada elemento, por eso para ser un buen barista se requiere de varias características y conocimientos.

Lo que debe conocer un barista

Una parte importante de la tarea del barista es la selección de los granos y esto implica saber identificar las cualidades de un buen café, poder evaluar sus cualidades tanto físicas como químicas, como lo son la humedad, el color y el sabor, además poder reconocer una uniformidad en el tueste y poder definir su trazabilidad. Aprender a identificar esto es un proceso de los baristas que implica el poder llevar lo mejor del café a su tienda. Otro de los detalles en los cuales el barista se debe enfocar es el conocimiento, cuidado y forma de uso de las diferentes máquinas de café presentes dentro del negocio, estas son la herramienta de producción de gran parte de las preparaciones que se ofrecen en este tipo de establecimientos, por eso debe cuidar sus instrumentos y su buen funcionamiento. Como dato general, las máquinas de café tienen al menos 5 instrumentos que se deben controlar, el termómetro, nanómetro, sensor de nivel, contador de volumétrico y temporizador, además de estos tiene varios elementos de control interno.

Como ya lo hemos hablado, la calidad del café en la taza parte tanto de su preparación como de los elementos que lo componen, por eso es importante para el barista cuidar los parámetros de la calidad del agua, se debe estar pendiente de su pureza y en su neutralidad, para que no contenga olores o sabores que puedan alterar la calidad de la taza. Y como en cualquier negocio de alimentos, también es tarea del barista establecer y hacer cumplir las prácticas de seguridad e higiene alrededor de las zonas de preparación del café, las máquinas y el lugar en general. Las máquinas siempre deben colocarse en lugares seguros, recordemos que estas generan calor y vapor y pueden ocasionar quemaduras si se usan de forma inadecuada y en cuestión de higiene, la desinfección correcta de los elementos previene la contaminación de la bebida.

Pero no solo es conocimiento, se requieren grandes cualidades

Para dedicarse a esta profesión no solo es necesario el conocimiento de los diferentes temas, esto se adquiere con el tiempo, la práctica y claramente, con el estudio constante. Pero algo fundamental en esta profesión es la dedicación, perfeccionar estos temas toma tiempo, mucha dedicación y sobre todo disciplina. Esto es algo que marca la diferencia en cualquier barista y lo que refleja el tamaño de su pasión por el café. Otra gran cualidad que deben de tener los baristas en las tiendas especializadas, es ser buenos líderes. Ellos serán los encargados de tener el control del espacio, que los productos salgan de la forma correcta y que el equipo cumpla con sus funciones. Por eso es importante que sepan llevar el control y trasmitir su conocimiento.

Y otra gran cualidad a la cual yo definiría entre paciencia y don de gente, es el poder entender al consumidor. Ya sabemos que muchos cuando llegamos a un café, entramos con la curiosidad y queremos preguntar un montón de cosas, otros por dárselas de muy conocedores pueden cuestionarnos o querer corcharnos, y como en cualquier otro negocio debes entender los deseos y saber llevar al comensal hacia el producto perfecto para completar su experiencia.

Ser barista, implica pasión y amor por el café, disfrutar de cada aspecto de este y aprender a plasmar en cada taza esos deseos que nos transmite un consumidor. Por eso, la próxima vez que nos encontremos en un café, dejémonos sorprender por los poderes ocultos del barista y saboreemos en nuestra taza toda su pasión cafetera.